15 Mar 2017

La vida secreta de las aplicaciones

Proyecto especial Seguridad

Los smartphones modernos tienen mucha más memoria de la que disponían los ordenadores de hace una década. ¿No te queda espacio? ¿Por qué borrar algo cuando puedes reemplazar tu tarjeta de memoria de 64 GB por una nueva de 128 GB? No es que valga una fortuna.

En su mayoría, el almacenamiento económico es bueno, pero hay un inconveniente: con mucho espacio, no nos preocupamos por la cantidad de archivos y programas que almacenamos en la memoria de nuestros dispositivos. De acuerdo con nuestro estudio, de media, los usuarios modernos de Android tienen instaladas 66 aplicaciones en sus smatphones y tabletas. Además, normalmente instalamos una docena de aplicaciones al mes, pero solo eliminamos 10, lo que se traduce en la adición de dos aplicaciones cada mes.

El problema real es que no se puede controlar lo que hacen todas esas aplicaciones. Según los datos de Kaspersky Security Network, 96 de 100 aplicaciones para Android empiezan a funcionar sin que los usuarios las abran. 83 de cada 100 aplicaciones tienen acceso a información personal del usuario, como contactos, mensajes, historial de llamadas, archivos, etc.

Llevamos a cabo un experimento para comprobar cómo se comportan las aplicaciones del top mundial. Descargamos las 66 aplicaciones más populares de entre los usuarios de Android y las instalamos en varios dispositivos limpios. ¿Qué averiguamos? De 66 aplicaciones, 54 funcionaban y consumían 22 MB de datos por día (y el usuario ni siquiera interactuaba con ellas).

El sistema operativo Android da la opción de configurar los datos a los que pueden acceder las aplicaciones con el llamado sistema de control de aplicaciones. Sin embargo, los usuarios suelen ignorar esta poderosa herramienta: solo el 40 % de ellos configura siempre los ajustes de los permisos en cada aplicación.

Otro problema con tener muchas aplicaciones innecesarias son las vulnerabilidades. En general, las personas no son buenas en lo que se refiere a actualizar los programas instalados en sus dispositivos: solo el 65 % de los usuarios actualiza las aplicaciones de sus smartphones nada más publicarse las nuevas versiones y el 24 % lo hace solo cuando se ven obligados a ello. Cuantas más aplicaciones tengas, es menos probable que las actualices de inmediato (a pesar de todos los esfuerzos de Google, para actualizar aún se requiere tiempo y algunos clics).

Los usuarios no son los únicos culpables de esta despreocupación; los desarrolladores también lo son. Nuestro estudio demuestra que nunca se actualizan 88 de las 300 aplicaciones top para Android, por lo que los usuarios quedan a la merced de los ciberdelincuentes.

En resumen, debes ponerles solución a tus aplicaciones. Para ello, tenemos algunos consejos:

  • No instales muchas aplicaciones solo por tenerlas. Antes de descargar una aplicación nueva de la Google Play, plantéate por un momento si de verdad la necesitas.
  • Borra las aplicaciones que ya no uses. Acostúmbrate a limpiar las aplicaciones instaladas al menos una vez al mes. Vale, seamos realistas: hazlo, como mínimo, cada dos meses.
  • Mantén las aplicaciones actualizadas e instala las actualizaciones en cuanto estén disponibles. Las nuevas versiones suelen incluir parches de seguridad. Google Play tiene una buena característica de actualización automática para todas las aplicaciones descargadas desde la tienda. Es muy útil y recomendamos su uso.
  • Configura los ajustes de los permisos de las aplicaciones. Es importante echar un vistazo a qué información personal tienen acceso las aplicaciones. Esta es una guía sobre los permisos de Android.
  • No viene mal tener una aplicación de seguridad (un antivirus para Android) que te ayude a comprobar si esas aplicaciones que tienes son maliciosas.