25 Abr 2013

Tu banca online a salvo con PURE 3.0

Productos

Las organizaciones del cibercrimen acceden a las cuentas de banca online de los usuarios tanto explotando alguna vulnerabilidad en la aplicación web de los equipos o dispositivos móviles como hackeando las claves débiles de los usuarios.

PURE 3.0

De todos modos, el resultado siempre es el mismo: el robo de dinero. Los consumidores pierden, así, sus ahorros y los bancos, a su vez, ven dañada su reputación.

Estos tipo de ataques supone pérdidas mayores que un robo de identidad; ya que venden y compran la información personal de la víctima o los datos de sus tarjetas de pago. Las cifras sugieren que el cibercrimen internacional le cuesta a los consumidores y a las empresas 338 billones de dólares al año. La mayoría de estos crímenes tienen su origen en países de Europa del Este, aunque las víctimas se extienden por todo el mundo.

Las cuentas de los consumidores están en el punto de mira de los criminales porque los usuarios no tienen ni los conocimientos ni los recursos para protegerse. Mientras tanto, los cibercriminales disponen de un gran número de herramientas para infectar equipos domésticos y hackear las cuentas bancarias online. Algunas de estas herramientas incluyen:

  • Keyloggers– malware que monitoriza las pulsaciones en el teclado para capturar datos personales.
  • Equipos Zombie– ordenador comprometido para lanzar ataques maliciosos o  formar parte de un botnet.
  • Botnet – red de equipos infectados que difunden malware.
  • Ingeniería social– uso de estrategias como phishing para revelar información personal.
  • Fast flux – movimiento rápido de datos entre ordenadores botnet para ocultar la fuente de las páginas de phishing o maliciosas.
  • Ataques negación de servicio – sobrecarga de una red o servidor para que los usuarios no puedan acceder al site.

Aunque los bancos están mejorando, constantemente, sus sistemas de seguridad; no existe un software perfecto y los cibercriminales siempre están atentos para explotar las posibles vulnerabilidades.

No obstante, los usuarios pueden tomar medidas adicionales para proteger sus cuentas de banca online. La mayoría son realmente simples y lógicas. Por ejemplo, nunca escoger datos personales como contraseña; evitar las claves simples porque son fáciles de crackear y hacen peligrar nuestro dinero e identidad.

Nunca se debe usar  el mismo código para varias cuentas y nunca almacenes las claves en un documento Word, porque un ciberdelincuente podrá acceder a ellas fácilmente. Por supuesto, tampoco guardes las contraseñas en tu navegador web porque tendrás muchas posibilidades de que te las roben.

Las compañías de seguridad como Kaspersky Lab ofrecen soluciones para proteger tus cuentas de banca online. Kaspersky PURE 3.0 incluye un gran número de funcionalidades que obstaculizan las actividades criminales de los hackers. Por ejemplo, con la función Password Manager de PURE 3.0 el usuario puede generar contraseñas fuertes y almacenarlas de forma cifrada en el equipo. Además, ofrece un servicio en la nube que sincroniza todas las contraseñas importantes en cualquier dispositivo que queramos.

Kaspersky PURE 3.0 también comprueba la veracidad de las URL que insertamos en nuestro navegador y bloquea aquellas páginas de phishing o que esconden malware.

Además, el software proporciona un teclado virtual que evita que un keylogger monitorice las pulsaciones y recopile nuestros datos confidenciales.